martes, 19 de marzo de 2013

Chipre. Corralito y corralón en la UE. Quita de depósitos.

Antes de empezar con nuestra operativa con warrants, creo necesario hablar sobre otro tema mucho más importante. Hemos hablado en anteriores post de que es posible obtener beneficios interesantes a partir de pequeñas cantidades, y cómo en este foro aún tan joven vamos a intentar aprovecharnos de las tendencias del mercado. 

Pero este fin de semana ha ocurrido algo muy grave, muy muy grave, que tiene mucha más trascendencia sobre nuestras vidas que apostar 200 € en unos warrants e intentar sacar unos euros. Como casi todos sabéis, se ha establecido un corralito financiero en Chipre y desde el viernes y durante al menos hasta el miércoles, todos las entidades financieras que operan en Chipre están cerradas, al igual que las operaciones por internet, y la gente no puede sacar su dinero de los bancos. 


Chipre es una isla que nos queda bastante lejos, de la que no tenemos especial información ya que no es un sitio especialmente turístico, ni especialmente rico, ni tiene un gran equipo de fúbol (aunque Ander Murillo, exjugador del Athletic de Bilbao, juega actualmente en el AEK Larnaca). No dudo que algunos de vosotros hayáis estado allí y conozcáis sus lugares y costumbres, pero lo cierto es que la mayoría de la gente que vive en mi ciudad no sabemos mucho de aquel lugar. Esto no quita para decir que es un estado de la Unión Europea, como nosotros, y que comparten nuestra moneda, el euro.

Lo que ha pasado en Chipre, pasó en Argentina en el mes de diciembre del 2001. Fueron los pioneros en el tema. Ese mes, se estableció una restricción de la libre disposición del dinero cuyo objetivo era evitar la compulsiva salida de dinero de los bancos, posteriormente un pánico bancario, un crack bancario y finalmente el colapso del sistema. Esta limitación de la libre disposición del dinero se denominó "corralito", concepto inventado por un periodista argentino. 

Los motivos fueron diferentes a los de Chipre, pero provocó una paralización del comercio y del crédito. Podríamos decir que el motivo principal es que el gobierno fijaba un tipo de cambio fijo entre la moneda local de Argentina (peso) y el dólar, cosa que nadie se creía. Había un mercado negro en el que los dólares se vendían mucho más caros que el cambio oficial. Digamos, que todo el mundo quería dólares e incluso se podían hacer depósitos bancarios en dólares. 

Con la crisis económica galopante, cayó el gobierno, y el siguiente gobierno declaró el 'default' de la República Argentina, la mayor suspensión de pagos de un estado en toda la historia. Ahí vino lo peor. A pesar de todas las llamadas a la tranquilidad de los diferentes gobiernos que fueron entrando y cayendo sucesivamente, diciendo que todos aquellos que tenían los depósitos en dólares no tenían nada que temer, justo un año después de la entrada del corralito, vino el corralón: la pesificación de todos los depósitos de Argentina.

Evidentemente, se estableció un tipo de cambio dólar - peso mucho más realista, con lo que millones de argentinos sufrieron una devaluación inmediata de sus depósitos. Una quita, un robo de sus dólares, una conversión en pesos por un importe mucho menor del acordado por las leyes anteriores. Mientras el corralito únicamente fue una limitación del acceso al dinero del banco, el corralón de justo un año después fue el robo legalizado de los depósitos de la población. 

Ahora, las cosas han evolucionado y en este mundo globalizado nadie se creería un corralito que durara un año de mentiras antes del seguro corralón, porque la gente no es tonta. Así que se ha perfeccionado la técnica, que ya se hablaba en Julio del 2012 en España: un fin de semana cuando está todo cerrado, se saca la ley y se hace un corralito - corralón a la vez. Así ha sido en Chipre. 

Aún no se saben las consecuencias finales y hay varios desmentidos para adelante y para atrás. Cambiarán aspectos técnicos, venderán la historia de que se han suavizado las condiciones, que era lo mejor para el país y que tal y que cual. Pero el daño está hecho. El corralito - corralón ya es efectivo y la quita a los depósitos va a ser inmediata.



La prueba ya está hecha. La cobaya ha sido Chipre. Parece que no les ha salido mal del todo, tampoco he visto que haya sido titular inicial de todos los periódicos. La bolsa ha caído, es muy posible que caiga mucho más, aunque de momento haya tranquilidad. Chipre está muy lejos, tal, cual. Pero lo que hay que tener claro es que la próxima vez que sea necesario, se realizará, caiga quien caiga. Sea en Grecia, en Italia, en España, donde sea. Y la técnica será perfeccionada. Con las mentiras que sean necesarias, los desmentidos imposibles. Todo el mundo sabe lo que pasó con Argentina, y todo el mundo ya sabrá lo que pasó con Chipre. Todo debe ser diferente para que tenga el mismo final.